Manilla Icaro

«Desde que empecé a construir, había sido una aspiración mía poder utilizar manillas de las puertas coherentes con mi idea de la arquitectura como arte de acoger. Una de las primeras cosas que hace una persona al entrar en un edificio es abrir la puerta. Ahí es donde tiene lugar el primer contacto físico, donde «tocas» el edificio. Entonces, la manilla es una introducción táctil a él. Para un arquitecto como yo, que piensa que el diseño debe involucrar a los cinco sentidos, este contacto adquiere una gran importancia.» Paolo Portoghesi 

Categoría: Etiqueta:

Descripción

Intenté dar a las personas que entraban «un apretón de manos» ofreciéndoles un toque que sea a la vez agradable y moderadamente expresivo. Al ondular ligeramente la superficie, como una hoja o el ala de un pájaro, mi objetivo era que sintieran algo vibrante y vivo.